Inicio AUTOMOVILISMO El ejemplo de Zanardi: “Siempre somos afortunados…”.

El ejemplo de Zanardi: “Siempre somos afortunados…”.

953 vistas
Escuchar este artículo

Las vidas de los pilotos del deporte motor en general tienen un común denominador, todos siempre coquetean con la muerte a costa de su pasión. Y la del piloto italiano Alex Zanardi no escapó de esta métrica.

Alessandro Zanardi, nació un 23 de octubre en Bolonia, Italia; su carrera como piloto de automovilismo comenzó desde muy joven, a pesar de venir de una familia humilde. En el mismo circuito en el que empezó a correr con un viejo kart, estaba Paolo Barilla, el hijo del dueño de las famosas pastas. Esta familia se dio cuenta de las grandes posibilidades deportivas de Alex y decidió apoyarle económicamente.

Ya en su adolescencia, ostentaba títulos de campeón de Italia y de Europa en kartismo. Rápidamente su talento fue llevado a la Fórmula 3 Europea, donde enfrentaría a la leyenda de F1 Michael Schumacher o el también renombrado piloto de turismos Yvan Muller.

Pero esta apoteósica carrera iba a tener un bloqueo abrupto. El 15 de septiembre de 2001 mientras lideraba la competencia de Champ Car World Series (CART) en el EuroSpeedway Lausitz, Zanardi sufrió un despiste y cuando intentó regresar, en ese momento fue embestido por el Ford-Reynard de Alex Tagliani, que iba a 320 km/h, y le arrancó todo el tren delantero.

El italiano perdió más del 50% de la sangre de su organismo, sin embargo, la rápida acción del equipo médico hizo que lograra mantenerse con vida. Pese a esto, Alex sufrió la amputación de sus dos piernas, un acontecimiento que marcó su carrera.

Cuando me desperté y me di cuenta de que no tenía piernas, no me pregunté: ¿Qué voy a hacer sin piernas?; sino que pensé: vale, ¿Qué debo hacer para poder hacer todo lo que quiero hacer sin piernas?…” manifestó tiempo después de su dura pero rápida recuperación.

Dos años después de aquel trágico suceso y tras librar una dura lucha burocrática para conseguir renovar su licencia, Alessandro volvió a los circuitos. Lo hizo en el Campeonato Europeo de Turismos con un BMW 320i adaptado a sus necesidades. Desde entonces ha competido en numerosas categorías en las que, además de seguir creciendo como piloto, ha podido ir desarrollando los sistemas de conducción que le permiten pilotar.

La gente tenía miedo de que me pasara algo, pero al fin y al cabo, si me rompo una pierna lo único que necesito es un destornillador para arreglarla. Cuando tuve que hacer las revisiones médicas para conseguir mi licencia, los médicos me realizaron innumerables exámenes. Sentí que solo estaban buscando una excusa para decir: ‘Lo siento, no puedes hacerlo’. Cuando me examinaron la cabeza, les dije: “Hola chicos, he perdido mis piernas en el accidente, ¡no mi cabeza!” relató.

En 2010, Zanardi ampliaría su cartel de deportista, sumándose al ciclismo adaptado y representando a Italia en los Juegos Paralímpicos 2012, ganando el oro para su país. En 2016, repetiría medalla de oro en Río.

Como si fuera poco, Zanardi debutó en triatlón en 2014. En septiembre de 2018 establecía un nuevo récord mundial para triatletas con discapacidad en Ironman Cervia, en la región italiana de Emilia-Romagna: 8 horas, 26 minutos y 6 segundos.

Para este 2019, las 24 horas de Daytona le vieron nuevamente en pista, pilotando un BMW M8, con motor 4.0 V8 biturbo y 525 CV de potencia. Alex insistió en competir sin el uso de ninguna prótesis, aduciendo mayor competitividad. Para ello, utiliza su mano izquierda agarrada al volante para tomar curvas, subir marchas y acelerar. La derecha, fuera del volante, le sirve para activar una leva de freno con botón que baja marchas.

Después de las 24 horas de Daytona, el italiano dejó de lado las carreras en el deporte motor para prepararse mejor para el campeonato mundial de ciclismo de ruta.

Como era de esperarse, el pasado viernes 13 de septiembre, Zanardi logró destacar en su categoría H5, donde ganó su 12º título mundial en la categoría contrarreloj.

Sin lugar a dudas, Alessandro Zanardi, con su ejemplo y gallardía, toca las fibras mas sensibles de sus seguidores, y nos invita a seguir buscando nuestros objetivos y a pensar de que pese a lo que podamos estar enfrentando “seguimos siendo afortunados…”.