Inicio Dakar La pesadilla de Toby Price

La pesadilla de Toby Price

4.680 vistas
0
Escuchar este artículo

El vigente campeón de la categoría de motos del Rally Dakar, Toby Price, fue el primero en llegar al sitio donde se encontraba Paulo Gonçalves, sin pensarlo mucho detuvo su motocicleta y trató de socorrer al piloto portugués.

Hoy, el piloto seguía abatido por lo sucedido el domingo pero relató cómo se dieron las cosas.

“Es un sitio en el que vas gas a fondo, la alarma del GPS se apagó y cuando miré hacia delante vi una moto tirada a lo lejos. Nunca es algo bueno porque en ese punto íbamos a alta velocidad. Y cuando llegué y vi a Paulo en el suelo… al principio no sabía quién era, sólo sabía que un piloto se había caído y fue entonces cuando me di cuenta de que era Paulo”.

Dos minutos después llegó el eslovaco Štefan Svitko y ayudó a Price en las tareas de reanimación. “Sabía que era algo malo seguro, estaba muy mal”, prosigue el australiano. “Intentamos hacer todo lo que pudimos, conseguir alguna respuesta por parte de él. Llamamos a los helicópteros e informamos a dirección de carrera lo antes posible. Intenté ponerle de lado porque había muchos problemas para que estuviera de espaldas. Lo seguimos intentando y buscamos ayuda, nos dijeron que el helicóptero estaba de camino”.

Solo ocho minutos después llegó el helicóptero pero para Price “fueron los ocho minutos más largos de mi vida, me parecieron una hora. Los chicos respondieron muy rápido, y Luc Alphand [antiguo piloto del Dakar que trabaja para un canal francés] estaba allí, también nos estuvo ayudando”.

El único consuelo que le queda a Price es saber que hizo todo lo posible por salvar y ayudar a su amigo y rival: “Sólo me consuela el haber estado allí todo el tiempo posible, es lo único que me reconforta un poco. Recuerdo que él se paró en 2017 cuando me rompí la pierna en el Dakar, era lo mínimo que podía hacer por él, ayudé a subirle al helicóptero y luego necesité otros 15 ó 20 minutos para recomponerme y subirme a la moto. Al menos intenté hacer todo lo posible por él. Mis pensamientos y mis plegarias están con su familia y amigos en Portugal. Han perdido a un gran guerrero, eso está claro”.

A la pregunta de si la especial del domingo no era excesivamente rápida para las motos, Price respondió lo siguiente: “Es cierto que esta especial era muy rápida, íbamos a una media de 120 km/h. Cuando vamos a estas velocidades, es difícil apartar la vista de la pista y mirar el roadbook para verificar que vas por el camino correcto. No es culpa de nadie. Cuando es tu hora, es tu hora”.

Al término de la etapa, la organización le devolvió a Price todo el tiempo que estuvo con Gonçalves, acabando cuarto en la general con 28 minutos de desventaja respecto a Ricky Brabec.