Inicio AUTOS DE LUJO Detección capacitiva, la innovación de Mercedes-Benz en el volante

Detección capacitiva, la innovación de Mercedes-Benz en el volante

536 vistas
0
Escuchar este artículo

Con la nueva Clase E, Mercedes-Benz presenta un volante completamente novedoso.

Haciendo uso de la detección capacitiva, el vehículo registra si el conductor está realmente prestando atención a la carretera.

Anteriormente los autos de la Clase E de Mercedes podían detectar si las manos del conductor estaban en el volante, pero no con sensores, sino midiendo el movimiento del volante.

Nuevo Clase E

¿Cómo funciona esta nueva tecnología? El aro del volante dispone de un sensor plano dividido en dos zonas, capaz de detectar si las manos del conductor están sobre él. El sensor plano se encuentra ubicado debajo del recubrimiento de cuero o madera del aro del volante y tiene dos superficies, una en la parte delantera y otra en la parte posterior del aro del volante.

Cuando el conductor toca los sensores se produce un cambio en la capacitancia, que se convierte en una señal digital por una unidad de control. En el caso de agarrar el volante de forma parcial se detecta un cambio menor. El sistema considera que el conductor toca el volante si el valor medido excede un umbral especificado.

Cuando se detecta que no se agarra el volante durante cierto período de tiempo se inician las señales de advertencia. Si no se hace caso de ellas, se activa el sistema de asistencia para una parada de emergencia.

También ahora los controles situados en el volante son del tipo capacitivo. Están situados en dos superficies operativas, una para el panel de instrumentos y otra la pantalla de medios, integradas en los radios del volante. Estas superficies están diseñadas para soportar temperaturas de más de 100 grados centígrados.

Los toques son registrados y evaluados por sensores capacitivos que permiten una operación intuitiva mediante gestos de deslizamiento y presionando los símbolos familiares. El sistema detecta automáticamente dónde se encuentra el dedo.

No es la única mejora a nivel de seguridad en este modelo; tiene dirección activa (que ayuda a mantener el auto en el centro del carril), control de crucero adaptativo para ajustar la velocidad automáticamente en función de los vehículos que tenemos delante, asistencia activa de frenado para frenar el auto en caso de posible accidente, y demás.

Según Mercedes-Benz estas soluciones, que se implantarán poco a poco en más modelos, son un paso más en las capacidades autónomas de sus vehículos.