Inicio AUTOS ECOLÓGICOS Mitos y realidades de los vehículos eléctricos

Mitos y realidades de los vehículos eléctricos

463 vistas

Cada vez más, los vehículos eléctricos toman fuerza en la movilidad de las personas y con ello una serie de interrogantes sobre su funcionamiento que ponen en duda la compra de un modelo de este tipo.

Con el objetivo de aclarar algunas inquietudes, Jesús Valverde, socio fundador de la Asociación Costarricense de Movilidad Eléctrica, nos explica algunos mitos y realidades de la tecnología que pronto podría dominar las vías.

Autonomía y recarga. Ni tan limitada ni tan complicada

A la hora de considerar  la compra de un auto eléctrico, se deben tener en cuenta las distancias a recorrer diariamente, si se ajusta a mis necesidades y si da tiempo de recargar.

La autonomía en los vehículos eléctricos evoluciona cada vez más. En el mercado actualmente se pueden obtener modelos como el nuevo Nissan LEAF que ofrece una autonomía real de poco más de 350 kilómetros, distancia suficiente para el transporte urbano.

Puntos de recarga: los modelos eléctricos, dependiendo de la capacidad de su batería y si se puede optar por un super cargador, varían los tiempos de recarga entre 45 minutos y hasta 3 horas. En el país empresas como Coopeguanacaste R.L en Santa Cruz, ya ofrecen puntos de recarga para las personas que visiten la zona en un modelo eléctrico.

Costo de mantenimiento ¿Cuanto se puede ahorrar a largo plazo?

El mercado de vehículos eléctricos es aún escaso, no es mismo producir un millón de autos a 50.000 en un año. El bajo volumen de fabricación provoca que un modelo eléctrico tenga un precio superior al de los vehículos de combustión interna. Sin embargo, el costo de mantenimiento es menor, debido a que se compone de menos piezas que generan desgaste.

Baterías contaminantes

Durante los últimos meses han surgido muchas noticias sobre la posible contaminación de las baterías que utilizan los autos eléctricos, a la hora de su fabricación. Sin embargo, las baterías cada día evolucionan, se convierten en más ecológicas y duraderas. Por ejemplo: un modelo eléctrico contamina 37,9% gramos por kilómetro, mientras que un vehículo diésel 104,9%, es decir casi el triple.

Variabilidad de la autonomía

¿Tengo que conducir lento para que la autonomía se alargue? Según Valverde, las buenas prácticas de manejo juegan un papel fundamental a la hora de conducir un vehículo eléctrico, en estos autos existe la posibilidad de recuperar energía cuando se circula por pendientes y a la hora de aplicar el freno regenerativo. Si se adapta al estilo de conducción de un vehículo eléctrico, la autonomía homologada por el fabricante podría cumplirse.