Inicio AUTOS DE COLECCIÓN Prelude, la historia de un deportivo olvidado por Honda

Prelude, la historia de un deportivo olvidado por Honda

2.677 vistas
primera generación 1978-1982

El fabricante japonés se ha caracterizado por fabricar vehículos duraderos, prácticos y hasta deportivos como es el caso del Type R. Sin embargo, existen modelos que muchos puristas quisieran que Honda reviviera como es el caso del Prelude, un modelo que marcó una época y dejó un legado. 

Después del éxito del Civic y Accord en 1972 y 1976 en 1978 nace el Prelude, fabricado en la planta de Sayama en Japón, este modelo equipaba un motor de cuatro cilindros de 1.602 c.c alimentado por un carburador doble con el que producía 80 caballos de fuerza acoplado a una caja de cambios manual de cinco velocidades o automática de tres marchas.  

segunda generación 1983-1987

La primera generación se mantuvo en producción hasta 1982, cuando llegó su sucesora. Para esta ocasión ofrecía una carrocería más baja en la que se destacaban los faros delanteros ocultos y que además era más ancha y liviana.

El propulsor de 1.829 c.c 12 válvulas (tres por cilindro) y dos carburadores dobles producía 106 caballos acompañado por una caja de cambios manual de cinco velocidades.

En agosto de 1987 se dejó de producir la segunda generación para darle paso a la tercera que estuvo disponible hasta 1991. Para esta ocasión equipaba un sistema de dirección que actuaba sobre las cuatro ruedas de forma mecánica, mejorando el manejo y la seguridad.

Prelude 4WS tercera generación 1988-1991

Según el medio carrosclásicos.com, la implementación de dicha tecnología surgió de la iniciativa de Soichiro Honda, quien le pidió a los ingenieros que hicieran una propuesta realmente novedosa para el nuevo Prelude y estos propusieron el inédito sistema 4WS (Four Wheel Steering).

Dicho sistema funciona controlando las ruedas delanteras por cremallera (que podía tener o no asistencia), de allí sale un eje que transmite el movimiento del volante a las ruedas traseras pasando previamente por una segunda caja de dirección haciéndolas girar levemente y de forma limitada hacia uno u otro lado.

La gestión electrónica del sistema llegó para la cuarta generación fabricados entre 1992 y 1996, en el cual se montaban propulsores de cuatro cilindros con o sin turbo con una potencia para el motor de 2.000 con inyección electrónica de 133 caballos, 2.200 c.c con inyección y sistema VTEC (apertura variable de válvulas) de 185 y de 160 caballos de fuerza para el motor de 2.300 c.c, llegando incluso a los 200 HP con el montaje de un sistema de turbo.

El sistema 4WS siguió presente en la quinta y última generación del Prelude que se produjo y vendió entre 1997 y 2001 y que contaba con motores de 2.000 c.c con una potencia de 133 caballos,  2.200 c.c con sistema VTEC de 185 HP o 2.200 c.c con turbo de 200 HP o 220 HP según algunas calibraciones especiales que aumentaban la potencia.

quinta generación 1997-2001

El Prelude se despidió del mercado en el año 2001 debido a una disminución importante en las ventas atribuida a la gran acogida del público hacia modelos como Integra y S2.000.