Inicio INDUSTRIA ¿Sin presupuesto para reparaciones menores? CAFSA recomienda el microcrédito

¿Sin presupuesto para reparaciones menores? CAFSA recomienda el microcrédito

429 vistas
0
Escuchar este artículo

En medio de un escenario de menor de liquidez o incertidumbre, buscar recursos financieros bajo óptimas condiciones para hacer frente a distintas necesidades inmediatas, no es tarea fácil.

Tener un poco más de capital para un negocio propio, ocupar un arreglo del vehículo que no cubre el seguro o realizar una reparación en el hogar, son algunas de las razones por las cuales se puede optar por una figura de financiamiento como el microcrédito.  
 
“Se trata de préstamos de pequeños montos de dinero dirigidos a personas que buscan soluciones financieras rápidas, en su mayoría, para cubrir imprevistos no presupuestados. La ventaja más relevante es la eficacia de aprobación y depósito, ya que se le solicita al interesado la menor cantidad de documentos y el desembolso del dinero es casi inmediato”, comentó Luis Ángel González, gerente general de CAFSA, brazo financiero de Grupo Purdy.
 
A diferencia de los préstamos regulares, donde los contratos son de hasta 60 meses a una cuota determinada y con un interés flexible siempre hacia arriba, con los microcréditos se firma únicamente un pagaré por un máximo de 48 meses y no ponen en una condición riesgosa al cliente. Además, debido a la tendencia digital y el contexto, algunas entidades ofrecen realizar todo el proceso de solicitud y retiro mediante plataformas en línea.
 
“Para ponerlo en perspectiva, este financiamiento es ideal cuando un vehículo de trabajo de una pyme se queda sin “clutch” y deben repararlo para poder seguir trabajando. Si se realizara el arreglo, con un valor estimado de 500.000 colones, a través de tarjeta de crédito, pagaría alrededor de 21.000 colones a 48 meses, con una tasa promedio de 40% anual; mientras que, si es con un microcrédito, la cuota mensual sería de 18.886 colones; lo que le ahorraría 102.576 colones”, ejemplificó González.
 
La modalidad, dependiendo de la entidad, tiende a brindar tasas de mora bajas ya que, debido a los montos prestados, es más probable que el consumidor pague.

Es importante mencionar que, en caso de no pagar, se afectaría el monto de la cuota con el cobro de intereses moratorios y en caso de un retraso más amplio, podrían agregarse multas adicionales además de afectar el récord crediticio en la SUGEF.