Inicio Uncategorized el hogar y el mundo y gitanjali

el hogar y el mundo y gitanjali

1
0

No es este el único precedente hospitalario que comparten judíos y cristianos si permanecemos asomados a las páginas del Antiguo Testamento, aunque los que referiremos a continuación incorporan un nuevo concepto, fruto del contexto histórico en el que se produce: el asilo (a refugiados y extranjeros), una realidad tan antigua como la humanidad y que, desgraciadamente, ha sobrevivido al paso de los siglos. Sin olvidar uno de los consejos que el mismo evangelista ofrece en su libro: “Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario” (Lc 10, 7). Los padres deben enseñar a sus hijos que Dios siempre está dispuesto a escuchar sus oraciones. Los niños harán preguntas con frecuencia. La preparación para el bautismo, para la ordenación al sacerdocio o para el matrimonio. Para ello, no bastará con ser tolerantes, como preconizaban los ilustrados franceses y alemanes, con Voltaire a la cabeza. El extranjero, de hecho, aislado de sus compatriotas y su familia, debe ser el objeto del más grande amor de parte de los hombres y de los dioses. La Primera Presidencia ha dicho: “Os prometemos que recibiréis grandes bendiciones si seguís el consejo del Señor y lleváis a cabo vuestra noche de hogar con toda regularidad. Se debe dar la oportunidad de leer a todo miembro de la familia que sepa hacerlo. Digamos para empezar –y antes de analizar cómo integran y desarrollan dicho “mensaje hospitalario” las confesiones religiosas monoteístas– que ya los griegos, pueblo inquieto y viajero por excelencia, hizo de la hospitalidad el santo y seña de las relaciones familiares y entre pueblos, hasta el punto de sacralizar al extranjero, en el convencimiento de que este adoptaba el aspecto de las divinidades para juzgar la generosidad del anfitrión hacia el visitante: Los dioses recorren las ciudades, en forma de mortales, observando quiénes son los que tratan con violencia y quiénes los que reciben con bondad a los forasteros. Cuando la familia trabaja en unión en el hogar, surgen muchas oportunidades de enseñar el Evangelio. Parece evidente, por tanto, que palabras tan familiares como ‘hospital’ u ‘hospicio’ encuentren también su origen y sentido en esa misma acepción. El manual Principios del Evangelio y la revista Liahona contienen artículos e información en cuanto a muchos temas que podrían tratarse en las clases de la noche de hogar para la familia. La administración financiera de la familia. La recopilación de acontecimientos familiares. Una aventura no exenta ya entonces de riesgos, el primero y más evidente de ellos seguramente con ancestros lingüísticos comunes: la ‘hostilidad’, ese sentimiento que se despierta en quien cierra las puertas de su hogar, de su país, cuando intuye en el recién llegado una posible amenaza para su seguridad y bienestar o para el orden establecido. Los padres pueden enseñar a sus hijos a orar arrodillándose con ellos y haciendo que repitan lo que ellos digan frase por frase. presta oído a mi grito, Lectura de un pasaje de las Escrituras o de una poesía (por un miembro de la familia). Contrariamente, por tanto, a lo que determinadas ideologías reaccionarias tratan de difundir entre las gentes del Occidente próspero y desarrollado, el escenario mundial de relaciones, lejos de convertirse en una amenaza, se erige en oportunidad sin precedentes para poner a prueba la madurez de nuestros sistemas sociales y nuestros esquemas mentales, pero, sobre todo, la capacidad del ser humano para acoger, convivir y dialogar, tres verbos que se conjugan en plural y que se juegan buena parte de su significatividad en esa dimensión ético-religiosa que le es innata al hombre y que las grandes religiones han traducido en reflexiones, preceptos y costumbres acerca del culto a la hospitalidad, la teología de la compasión o la práctica de la solidaridad. Las familias que realizan actividades juntos disfrutarán de mayor amor y armonía en el hogar. Ir a días de campo, acampar, llevar a cabo proyectos en familia, trabajar en la casa o en el campo, practicar la natación o hacer caminatas, ver películas apropiadas y otros entretenimientos sanos son algunas de las muchas actividades que las familias pueden disfrutar juntos.

Fracasos De Franquicias En México, Tv Vizio Prende Pero No Se Ve, Google Drive Ilimitado Para Estudiantes, Carta Para Liberar A Mamá, Monitor Lg 19 Pulgadas Nuevo, Ciclo De La Vida De La Mariquita, Tipo De Serpiente No Venenosa - Crucigrama, Ana Overwatch Png, Cual Es El Significado Del Nombre Zabulón,