Inicio AUTOMOVILISMO Pionero de los deportes de motor en Costa Rica dice adiós

Pionero de los deportes de motor en Costa Rica dice adiós

6.411 vistas
Escuchar este artículo

El deporte motor costarricense está de luto con el fallecimiento de don Jacinto Xirinachs, expiloto, directivo, organizador, y entusiasta de este deporte.

De 82 años, don Jacinto fue protagonista junto a sus inseparables Volvo (marca de la que su familia tenía la franquicia en el país), en el rally y el automovilismo. Memorables fueron sus Volvo PV544 conocido como “La Olla”, y el Volvo 122S.

Antes de que las carreras de autos se popularizaran en las inmediaciones del antiguo Estadio Nacional, Xirinachs ya hacía de las suyas en los rallies de precisión. De hecho su debut fue en 1964, como copiloto de Daniel Yankelewitz.

Xirinachs siguió participando en rallies hasta que a partir de 1966 comenzaron las carreras de velocidad y él decidió involucrarse, con Hugo Chamberlain y Freddy Alvarado como sus mentores en la nueva disciplina.

Xirinachs con el Volvo conocido como “La Olla”

Xirinachs tuvo un papel activo en la construcción del Autódromo La Guácima en 1974. “Fue uno de los que más insistió en que se hiciera el autódromo”, recordó otro de los protagonistas de la época, Roy Valverde. Posterior a la construcción del autódromo, en 1975 junto a Alan Hupper, Xirinachs fue uno de los precursores de las Tres Horas de Costa Rica, la carrera más emblemática del país.

Don Jacinto, junto a Jorge Jiménez y Roy Valverde, fueron los creadores de la exitosa categoría de Turismo Nacional en 1977-1978, en la cual se involucraron las agencias y se lograron exonerar los vehículos de competencia.

Valverde recuerda la primera participación internacional de costarricenses en 1972 en Panamá, en la que Xirinachs utilizó su ingenio para poder asistir. A esa carrera viajaron Xirinachs, Eddy Rojas y Valverde, y no tenían como transportar sus autos, así que Jacinto le pidió un camión Volvo a su hermano Efraín con la excusa de venderlo en la frontera.

“Jacinto llevaba un Volvo 2000 cc, Rojas un Mini Cooper 1300 cc, y yo un Sunbeam IMP de 1000 cc. Fue una odisea porque no teníamos en que irnos, Jacinto tomó un camión de los que tenían a la venta en la Volvo y le dijo a don Efraín que lo iba a vender a la frontera, así nos fuimos hasta Río Hato, competimos y luego nos vinimos. Recuerdo que detrás del camión venía una caravana de gente que también fue a la carrera, entre ellos Kikos Fonseca, Carlos Fallas, mis hermanos, Mario Pérez y otros que en total eran como 40 o 50 personas”, relató Roy Valverde.

Pero un viaje de ese tipo en aquellos años, en un camión, con las carreteras en mal estado y las aduanas, tuvo un punto en contra más, ya que la relación del diferencial del Volvo era para sacar madera y la velocidad máxima que alcanzaba era de 45 kilómetros por hora, así que tardaron tres días en llegar.

Otro de legados de don Jacinto fue la creación de la Copa Rotativa de Automovilismo para premiar al campeón nacional, en la cual para optar al cetro, el piloto debía campeonizar en rally y automovilismo en el mismo año. El ganador de la copa en tres ocasiones se la dejaba, esto le tocó a él mismo luego de ganar los títulos de 1968, 1969 y 1971.

Cuando le dedicaron el Campeonato Nacional de Rally en el 2007, Xirinachs decidió traer de regreso la Copa Rotativa pero solamente para el campeón de rally. Fue él quien aprobó el diseño del trofeo y sugirió las mejoras para que se le agregara el nombre de los ganadores año con año.

Luego de sus tres títulos absolutos en rally, esa copa se la adjudicaron los hermanos Gerardo y Rebeca Moreno, así como José Andrés Montalto. Ahora surge la iniciativa de revivir la Copa Rotativa por parte de Jorge Ballestero, quiere hacerlo como un trofeo adicional al de campeón y que se esté rotando todos los años entre los ganadores de la Absoluta.

“Fue un apasionado del motor como nadie, respiraba carros, los entendía, era un completo apasionado de los vehículos”, recuerda Ballestero, amigo y quien coincidió con él en otra de las facetas de don Jacinto, la de empresario.

Jacinto Xirinachs y Jorge Ballestero con la Copa Rotativa

Xirinachs fue gerente de ventas en Autos Xiri cuando distribuían la marca Volvo, posteriormente cuanto tenían la franquicia de Peugeot.

“Siempre fue el encargado de las ventas, y el cerebro detrás del gran éxito de Peugeot en Costa Rica, gracias a él andan 14 mil Peugeot en la calle, nadie ha hecho planes de ventas tan novedosos y ambiciosos como él”, agregó.

Jacinto Xirinachs Chamberlain será siempre recordado por su legado en los deportes de motor en Costa Rica.