Inicio CAMIONES Steinwinter, quizá el camión más extraño que haya visto nunca

Steinwinter, quizá el camión más extraño que haya visto nunca

4.666 vistas
Escuchar este artículo

Su nombre viene de su inventor, Manfred Steinwinter. Se trata de una novedad de principios de los años 70 con el objetivo de mejorar la aerodinámica, reducir el tamaño y el tiempo de frenada de los típicos camiones y aumentar la capacidad de carga.

La idea original de Steinwinter era de un sistema modular, con una cabeza tractora con diferentes motores capaz de empujar varios tráileres. El revolucionario camión duró, sin embargo, menos de lo esperado, ya que su popularidad no fue la suficiente debido a sus problemas de manejabilidad.

Se presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt con el nombre de Supercargo 2040. 6,5 metros de la largo, chasis Mercedes, motor Daimler-Benz de 400 caballos de potencia, suspensión de aire independiente, frenos antibloqueo e incluso climatizador. Además, disponía en su interior de una pequeña cama junto al asiento del copiloto y de asientos Recaro. ¿Quizás demasiado moderno para su época?

El modelo ha desaparecido de las carreteras. Probablemente la última vez que se usó fue para una serie de televisión llamada The Highwayman, aunque lo transformaron para la ocasión.

Steinwinter creyó que reducir la altura del camión supondría un gran ahorro de combustible y que eso ampliaría la cantidad de carga que se podría transportar (150 metros cúbicos). Su objetivo era reducir el tamaño y la resistencia aerodinámica de un camión articulado típico.

Uno de los principales problemas del invento es precisamente la posición del conductor: tener que manejar un camión de 40 toneladas tan cerca del asfalto como si estuvieran en un Mazda MX-5. Esto inevitablemente afectaría a la visibilidad, de la que se quejaron los que lo probaron entonces.

Por otro lado, ya que no había espacio para una buena refrigeración, el camión además sufría problemas de sobrecalentamiento. En el siguiente vídeo se puede ver con detalle el vehículo. No nos culpen por la música, no ha sido idea nuestra…