Inicio RALLY VIRAL: un cura intenta detener un rally: “¡Profanadores!”

VIRAL: un cura intenta detener un rally: “¡Profanadores!”

548 vistas
Escuchar este artículo

El vídeo de un cura quejándose de un rally ha dado la vuelta al mundo. El hecho de que la competición, que se celebró el pasado fin de semana, pasara cerca de su parroquia hace que el rugido de los motores le moleste, lo que le ha llevado a personarse en uno de los tramos para llamar a los participantes “profanadores“.

Una escena absolutamente épica. “Idiotas, imbéciles, éste es un lugar sagrado, ¡son unos profanadores!”, se queja el párroco, de nombre Giancarlo, durante la 43ª edición del RAAB, una cita reservada para automóviles históricos que se celebra en los Apeninos de Bolonia, en Italia.

Que la carrera pase por el monte Tavianella, en el municipio de Castiglione dei Pepoli, a poca distancia del santuario de la Beata Vergine delle Grazie de Boccadirio, ha provocado la furia del cura.

El siguiente vídeo lo ha publicado uno de los aficionados al rally, Luca Armeni, en Facebook e inmediatamente se hizo viral, según ha informado el diario italiano Il Fatto Quotidiano.

PS Tavianella del Rab 2019…meno male che la chiesa insegna a essere tolleranti…mamma mia

Posted by Luca Armeni on Sunday, July 28, 2019

Las misas a las que acuden los peregrinos ya no son silenciosas desde que se celebra esta concentración, defiende el párroco, que pide respeto por tratarse éste de un lugar santo. Parece como si se tratase de una comedia italiana, pero nada lejos de la realidad.

A los organizadores los acusa ​​de invadir un tramo de camino privado que pertenece al santuario, según el periódico Il Resto del Carlino.

“El rally puede ser una competencia muy invasiva”, explica Alessandro Bugelli, gerente de comunicaciones de Raab. “Por eso las rutas y los tiempos se estudian en profundidad para minimizar los inconvenientes de quienes viven en las áreas en cuestión. En este caso, entre las solicitudes se encontraba la de informar al santuario de Boccadirio sobre las dificultades que podrían crearse durante el día”, añade Bugelli.

La comunicación se produjo, según confirmó el padre Franco Inversini, el rector del santuario.”Los organizadores nos recibieron y nos explicaron que el ruido en algunos momentos sería molesto“, explicó Inversini.

“Sin embargo, como comunidad y como representante del santuario, no hemos considerado apropiado protestar de forma pública o privada, precisamente porque nos habían advertido. Si algún sacerdote lo hizo, no estoy al tanto, simplemente expresó su posición personal”, aclaró Inversini para terminar.